Personas que se Perdieron la Navidad

Personas que se Perdieron la Navidad:

El Mesonero Personas que se Perdieron la Navidad: El Mesonero

Por John MacArthur

“No hay lugar.” Esas palabras vergonzosas describir más que la posada en Belén. Se aplican tan acertadamente al mundo de hoy. Lamentablemente, en todo el ajetreo de nuestras celebraciones de Navidad, la gente todavía no hace lugar para Jesús. Sin darse cuenta, se pierden la Navidad, al igual que la mayoría de las personas en Belén y sus alrededores en la noche del nacimiento de Jesús.

¿Sabía usted que la mayoría de la gente se pierda la Navidad todos los años? Esto puede sonar algo tonto, sobre todo en América, donde somos ahogados durante las vacaciones en un mar de publicidad de Navidad. Aún así, estoy convencido de que la mayoría de la gente se pierde la Navidad. Ellos observan la temporada porque la cultura dice que es lo que hay que hacer, pero las masas son totalmente ajenas a la realidad de lo que estamos celebrando. Mucha fantasía y mito se han impuesto en la fiesta que la gente es insensible al verdadero milagro del nacimiento de Cristo. La emoción legítima de la fiesta ha dado paso a una sentimental y poco sincero autoindulgencia.

Un periódico que yo vi tenía un pliego de dos páginas con algunas entrevistas a un hombre en la calle donde la gente ofrece sus opiniones sobre el verdadero significado de la Navidad. Las opiniones van desde lo empalagoso hasta lo irreverente. Algunos fueron sentimentales, diciendo que la Navidad es un tiempo para la familia, un tiempo para los niños, y así sucesivamente. Otros eran humanistas, al ver la Navidad como un tiempo para celebrar el amor al prójimo, el espíritu de dar, y ese tipo de cosas. Otros eran burdamente hedonistas, viendo a la Navidad como otra excusa para festejar. Ni una sola persona hizo mención del milagro incomprensible del nacimiento de Dios como un bebé humano.

¡Qué desastre es la Navidad! Hemos agravado las vacaciones con tantas tradiciones y tanto bombo e histeria que perdemos la simplicidad absoluta del nacimiento de Cristo. Es irónico que de todas las vacaciones, ésta se ha convertido en la más compleja. No es de extrañar que tanta gente se pierda la Navidad.

Sin embargo, una cosa no ha cambiado desde la época de José y María: casi todo el mundo se perdió la primera Navidad, también. Al igual que la gente de hoy, estaban ocupados, consumidos con todo tipo de cosas, algunas importantes, otras no, pero casi todo el mundo se perdió a Cristo. Las similitudes entre su mundo y el nuestro son sorprendentes. Cada una de estas personas tiene una contraparte en la sociedad moderna.

 

El Mesonero

Las Escrituras no lo mencionan específicamente, pero aquella noche en Belén, un posadero fue confrontado por un hombre y su esposa embarazada. Él les dio la espalda diciendo que no había lugar para ellos. Y así se perdió la Navidad. No sólo despidió a María y José, sino que él al parecer ni siquiera llamo a alguien para que pudiera ayudar a una joven madre a punto de dar a luz.

Lucas 2:7 presenta la escena: “Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en paña- les, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Ese versículo se refiere explícitamente a un solo nacimiento. No había parteras, no había ayuda en absoluto para María. La Biblia ni siquiera menciona que José estaba presente. Tal vez si estaba, pero si él era el típico padre primerizo, habría sido de poca ayuda para María. Ella estaba básicamente por su cuenta.

Este nacimiento fue lejos de ser típico en la cultura judía del primer siglo. Estos no eran bárbaros o tribus aborígenes que enviaron a sus mujeres a la selva para tener a sus bebés solos en una hoja de plátano. Eran civilizados, inteligentes, educados, y, sobre todo, gente hospitalaria que se preocupaba profundamente por la vida humana. Sería muy raro que una mujer joven a punto de dar a luz fuese alejada de una posada y se fuera a dar a luz sola en un establo.

Sin embargo, eso es lo que pasó. María dio a luz al niño, lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre! Donde normalmente una partera limpiaría y envolvería al bebé, no había nadie. María lo hizo ella misma. Y donde normalmente habría habido una cuna o una cesta para el bebé, no había ninguna. María tuvo que ponerlo en un pesebre.

G. Campbell Morgan escribió:

Piense en el patetismo de la misma. “Ella dio a luz,” “lo envolvió en pañales.” Es muy bonito, pero ¡oh, la piedad de ello, la tragedia de la misma, la soledad de la misma, para que en esa hora de todas las horas, cuando la condición de la mujer debía ser rodeada de la más tierna atención, ella estaba sola. El método del escritor es muy distinto. Ella con sus propias manos envolvió la ronda del bebé con los pañales, y lo acostó en un pe- sebre. No había nadie que lo hiciere por ella. Otra vez os digo, la piedad de ella, y sin embargo, la gloria de la misma al corazón de María (G. Campbell Morgan, The Gospel According to Luke [Old Tappan, NJ: Revell, 1929], 36).

Como ya he dicho, el dueño no se menciona específicamente. De hecho, la Escritura no tiene claro qué tipo de albergue tenia Belén. La palabra griega traducida como “posada” es kataluma. Eso puede significar “habitación de invitados, “albergue,” o simplemente “refugio.” Así que la posada podría haber sido cualquier cosa, desde un precursor hecho y derecho de la moderna cama de pensión hasta un cobertizo en la propiedad de alguien que era construido para albergar a las personas y animales. La Escritura no da ninguna pista más allá de la sola mención de una posada. En cualquier caso, sea cual sea la hospitalidad que José y María buscaron, no estaba disponible para ellos. No se les dejo habitar.

El mesonero puede haber sido un terrateniente cuya propiedad incluía un abrigo informal, o tal vez fue el anfitrión de una pensión. En cualquier caso, un posadero en Belén perdió la primera Navidad. El Hijo de Dios podría haber nacido en su propiedad. Pero él le dio la vuelta a una joven madre a punto de entregar a un niño, y así se perdió la Navidad.

Él lo perdió porque estaba preocupado. Su posada, o de su habitación o su refugio cobertizo estaba lleno. Era el momento del censo en Belén, y la ciudad estaba repleta de todo el mundo cuya ascendencia regresó a la pequeña ciudad. Belén era la ciudad de David, por lo que cada descendiente vivo de David hubiera estado allí, junto con cualquier otra familia cuyas raíces estaban en Belén. La ciudad estaba llena de gente. El mesonero estaba ocupado. No había ninguna indicación de que era hostil o incluso antipático. El simplemente estaba ocupado.

Exactamente igual que millones de personas hoy en día. Sus vidas estaban consumidas con actividad – actividad no necesariamente pecaminosa, sólo las cosas que los mantie- nen ocupados. En Navidad, la gente está especialmente ocupada. Compras, banquetes, fiestas, conciertos, actividades escolares, y otras cosas que compiten por atención. Y en el desorden de la actividad, muchas personas preocupadas se perdieron del Hijo de Dios.

(Adaptado de The Miracle of Christmas .)

COPYRIGHT © 2012 Grace to You

Un Hermoso Testimonio.

Me enviaron este video sobre el gran testimonio del Dr. Wong, un hombre que fue perseguido desde su niñez por su fe en Cristo y hoy día sirve al Señor. Tenemos que aprender a vivir lo que realmente es la vida cristiana’

Vida de Cristo – Lectura de artículo

Nacimiento, Infancia y Juventud de Jesús por James Stalker, es parte de la materia de la vida de Cristo. Se debe leer en forma completa y presentar una síntesis de dicho artículo.

Nacimiento, Infancia y Juventud de Jesús – Stalker

El pecado sexual, carta de un pastor

Este es una carta que un querido hermano pastor en México, Nelson Morales, escribe a un hermano que ha caído en pecados sexuales. Vale recalcar que es una carta real de consejería del pastor a su oveja. Un hermoso devocional para orar y considerar. Más de estudio del pastor Nelson en http://www.sermonstogrow.com

Mi apreciado Hno. Jacinto (nombre anónimo que suelo dar a casos reales): Te agradezco la buena recepción a la consejería que te di vía INTERNET. Mi Dios te de sabiduría para buscar, a través de su gracia, como recuperar el amor de tu esposa, comenzado por devolverle su dignidad de mujer y de hija de Dios. Seguí pensando ayer en ti, Hermano, y pensé que hoy te escribiría una nota especial que debe darte la dimensión bíblica de las cosas que en Uds. han pasado y que te permitiría conceptuar mejor los consejos que te di. También puedes oír algunas de mis charlas matrimoniales en la WEB, buscando la página http://www.sermonstogrow.com y si deseas compartirlas con otros Hermanos, haces bien. Si pudieras grabárselas a tu esposa y darle una copia de esas enseñanzas, sería muy bueno también.

Lo que quería es que magnificaras en su justa dimensión la fornicación y el adulterio que has vivido desde tu juventud; pero mayormente, el que viviste estando ya casado. La dimensión que le atribuye nuestro buen Dios a través de su Palabra, es lo que llevo al Rey David a escribir el Salmo 51, buscando el perdón y la comunión con nuestro Padre Celestial otra vez.

¿Como valora nuestro Dios ese pecado?

1.- Nuestro Dios inspiró al Apóstol Pablo para hablarnos del tema a través de los Corintios, quienes antes de ser creyentes, tenían una cultura muy liberal en cuanto a las relaciones sexuales de todo tipo y que fue un conflicto serio cuando fueron creyentes bajo el ministerio de fundación de Iglesias del Apóstol. Por eso en Primera de Corintios 6:9 al 20, desarrollando ese tema llega a clasificar los pecados de tal manera que termina diciendo: “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, esta fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca” (6:18).

2.- El pecado de adulterio fue uno de los asuntos relevantes que sucedió entre Hermanos de Fe en las Iglesias de Tesalónica, puesto que algunos adulteraron con algunas de sus Hermanas dentro de las congregaciones. Cuando lees Primera de Tesalonicenses 4: 1 al 8 te das cuenta de que tan grave es esto. Porque dice desde el versículo 2 hasta el 8: “Porque ya sabéis que instrucciones os dimos por el Señor Jesús; pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencias, como los gentiles que no conocen a Dios; que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. Así que el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo”.

3.- El Espíritu Santo inspiró a Salomón para escribir Los Proverbios, en los días que él mismo caminaba en la santidad y sabiduría de Dios, cuando era un rey joven, 1015 a.C.. Sin embargo, quebrantó Salomón sus propias enseñanzas, cuando en sus años de la edad mediana, dedicó parte de su vida a un liberalismo sexual con mujeres que tomó por esposas, en que a cambio de sexo con él, indujeron su corazón a admitir la idolatría en su casa y en su Reino. Y esto no lo hizo por ignorancia, pues Moisés escribió en el 1451 a.C. los requisitos de Dios para el que llegara a ser Rey con su Pueblo Israel, diciéndolo así en Deuteronomio 17:17ª: “Ni tomará para sí muchas mujeres, para que su corazón no se desvíe”.

Y fue a través de él que nuestro Dios nos dejó en los Proverbios tres capítulos tremendos que desarrollan el tema del adulterio de manera magistral. Los capítulos 5, 6 y 7 nos dicen como nace el adulterio, como se vive, que consecuencias trae y como lo valora Dios. Y remarca más aun su enseñanza con los Proverbios 2:16 al 19; 22:14; 23:27 al 28; y 30:29. Y culmina con lo que le dijo su madre al Rey Lemuel, que sí supongo que era Betsabé enseñándole a su hijo Salomón, en Proverbios 31: 1 y 2; por experiencia propia, ella sabía el daño que le hace a un Rey, o Gobernante, las mujeres no legítimas en su vida, cuando dijo: “¿Qué, hijo mío? ¿Qué, hijo de mi vientre? ¿Y qué, hijo de mis deseos? No des a la mujeres tu fuerza”.

4.- Y finalmente, sí observas con atención las listas del Nuevo Testamento, de quiénes no entrarán en el Reino de los Cielos, verás que la mayoría de ellas son encabezadas por los “Adúlteros” o “Fornicarios”: Romanos 1: 29 al 32; Primera de Corintios 6:9 al 10; Gálatas 5:16 al 21; Efesios 5: 1 al 5, por ejemplo.

Nota: Te aclaro que siendo pecado la relación sexual ilícita, el casado comete adulterio y el soltero, fornicación.

Con estos 4 puntos quería que vieras la dimensión real y justa que nuestro Dios le da a la vida sexual de todos sus hijos y culminó citando las Palabras del Apóstol Pablo a Los Hebreos, cuando les dice en capítulo 13, versículo 4: “HONROSO SEA EN TODOS EL MATRIMONIO, Y EL LECHO SIN MANCILLA; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios”.

Pero ¿que ves en ti y en muchos de los Hermanos de Fe entre las iglesias, comenzando, por nosotros, los pastores? Mucha ligereza. ¿Verdad? Tanto para enseñar, preparar y juzgar los casos cuando suceden. ¡Y sobretodo libertinaje! Ver pornografía, masturbarse, mirar codiciosamente mujer ajena, y tener relaciones extra-matrimoniales, se repiten. Y peor aun, Pastores, Líderes y Miembros de nuestras Iglesias viven este pecado, como la más frecuente falta entre los “Hermanos Evangélicos Cristianos”. ¿Acaso no habías leído, o sabido, que nuestro Señor Jesucristo dijo, repitiendo el séptimo Mandamiento de Dios, en la Ley de Moisés: ” No cometerás adulterio”. Enseñando enseguida, “Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”. Y si lees de Mateo 5: 27 al 32, verás que este en un asunto serio en la justicia de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Entonces, yo mismo debo luchar día con día contra estos deseos que batallan contra el alma. Tengo 62 años, querido amigo, y sigue siendo una parte del viejo hombre que batalla por triunfar. Somos un matrimonio con 43 años de vida conyugal. Nuestro amado Dios nos bendijo con 7 hijos, de los cuales 5 ya se casaron y he pasado 33 años como Pastor, ministrando la Palabra de Dios a muchos miles y aun así, la batalla por no caer en la tentación sexual sigue siendo diaria y se que debo ganarla, como si fuera la primera vez que soy tentado. Le debo a mi Dios mi salvación, mi familia, mi ministerio y en medio de esas tentaciones, digo: ¡Señor! ¡Ayúdame a vencer otra vez, por favor!, o a veces digo: ¡Señor! ¡Perdona a tu siervo, que con una mirada, que con un pensamiento, que con un deseo, o aun, que con un sueño, te ha fallado otra vez!”

Así que, Hermano Jacinto, también debes orar por mí, como yo lo hago por ti, para que ambos tengamos victoria y para que hagamos la voluntad de Dios, a pesar de nosotros mismos. Sigo a tu disposición y anhelo que un día, te merezcas que tu esposa te ame y desee regresar a su matrimonio contigo. ¡Eso lo tú debes hacer! Lo que mi Dios hará, es darte la sabiduría para saber que hacer. Gracias por compartir mi primera carta de consejos con tu Pastor. Sin embargo, sería aun mejor, sí le das una copia de todos los e-mails que me escribiste, donde me contaste por orden las cosas sucedidas, porque así tu Pastor aprenderá, por este ejemplo, algo del método de consejería que uso y que llamo “AUTOCONFRONTACION”; pero que también yo lo aprendí de otros.’’ Y sí das copias también de estos e-mails a tu esposa, harás mejor aun y así sabrá también ella, qué estás haciendo para buscar como restituir tu matrimonio.

Mi Dios te de su gracia en todo. Seguiré en espera de tus reflexiones y del testimonio de tus acciones. Okey? Tuyo en Cristo, nuestro común y suficiente Salvador.

Pastor Nelson Morales.

Lea toda la Biblia en un año en forma cronológica

Encontré en internet una guía para leer toda la Biblia en un año pero en forma cronológica. Es muy interesante hacerlo de esta manera. Podríamos aprovechar el inicio del nuevo año y comenzar desde este próximo viernes 1 de enero 2010 leyendo la Biblia durante el 2010. El archivo está en inglés pero es muy fácil comprenderlo. En todo caso estoy trabajando para ponerlo en español y más práctico para todos nosotros.

Bendiciones y que pasen un hermoso año 2010, de la mano del Señor.

Lectura Bíblica Anual

Encuesta de Angeleología

Cómo última materia del año 2009, los estudiantes del IBS tienen que completar cada uno 50 encuestas para hacer un análisis del conocimiento del tema en los creyentes de la iglesia local. Estoy adjuntando la encuesta en formato pdf por si alguien la quiere hacer y ser parte de este análisis de más de 500 personas encuestadas sobre el tema.

En caso de hacerlo, por favor envién su encuesta completa a la dirección: ibstrom@gmail.com.

Seguimos en contacto, que Dios les bendiga grandemente.

Encuesta Angeleología

Alonso Angulo L.

Os 6:3Encuesta Angeleología

Nicaragua, Día 4: ¡Colegios!

Damos gracias al Señor por la oportunidad de hacer un día más de ministerio. Hoy tuvimos la oportunidad de servirle en dos colegios. Primeramente en la mañana visitamos un colegio cristiano, dónde tuvimos más de 100 jóvenes haciendo juegos y disfrutando un buen tiempo. Por supuesto, predicamos el evangelio y alrededor de 19 personas manifestaron recibir a Cristo como su Salvador.

 

Por la tarde, visitamos por primera vez en la historia de Palabra de Vida Nicaragua un colegio público con una actividad para ellos. Más de 300 jóvenes estuvieron jugando con nosotros y pasando un rato divertido. Luego, por supuesto predicamos el evangelio dónde al menos 50 personas manifestaron recibir a Cristo como Salvador. Fue un tiempo  hermoso de compatir con jóvenes nicas el un tiempo como este.

 

En la noche tuvimos también la oportunidad de compartir con el equipo de misioneros y colaboradores del equipo de Palabra de Vida. Hubo un buen tiempo de compartir, compartimos un maravilloso tema de la Palabra de Dios que ha sido de gran edificación para todos nosotros y luego compartimos una carne asada al estilo nicaraguense… un gran tiempo juntos. Alrededor de 600 personas han escuchado el evangelio y más de 100 han manifestado recibir a Cristo como Salvador. ¡Gloria  Dios por su obra a través de nosotros!

 

Mañana tendremos evangelismo en la calle y también una brigada médica en un barrio carenciado, lógicamente como excusa para predicar el evangelio. Saludos,

 

Alonso